93 799 48 08 info@agh-asesoria.com
pixabay

Mismos límites a la tributación por módulos en el 2018 *

 

Con fecha 30 de noviembre del 2017 se ha publicado la Orden Ministerial que regula el régimen de módulos para el año 2018, es decir, la estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el régimen especial simpilficado del Impuesto sobre el Valor Añadido.  Modificada un mes después al publicar Real Decreto-ley 20/2017.

En diversas reformas fiscales anteriores se había ido reduciendo la posibilidad de tributación por módulos, bien sea por la limitación de actividades a las que se puede acceder a este sistema de tributación o bien añadiendo a esas actividades una limitación del volumen de ventas o del volumen de compras.

Así, la Ley 26/2014 eliminó del sistema de tributación por módulos a las actividades de la división 3, 4 y 5 de la sección primera del IAE sujeta a la retención del 1 % en el ejercicio 2015, y, estableció un límite adicional a las restantes:

 

  • VENTAS

En los ejercicios 2016 y 2017 el máximo era de  250.000 € . A partir del año 2018, el máximo se reduce a 150.000, excepto para actividades agrícolas, ganaderas y forestales  que seguirá siendo 250.000€. En el supuesto de que se emita factura a empresarios y/o profesionales, el límite se reduce a 75.000

 

  • COMPRAS

En los ejercicios 2016 y 2017 el límite era de 250.000 € para todas las adquisiciones, pero en el año 2018 este límite se reduce a  150.000.

 

Las actividades que pueden tributar en módulos, a partir del año 2018,  tienen un límite de facturación de 150.000 € (incluyendo un límite de 75.000 € en el caso de facturar a empresarios o profesionales) y un límite de compras de 150.000 €. Esta comprobación debe realizarse cada año respecto al anterior, es decir, en enero del 2018 se comprobará la facturación del 2017 y si se ha sobrepasado la facturación de 150.000€ (75.000€ a empresas), o 150.000€ en compras, en el 2018 ya no se podrá continuar en módulos y se pasaría a tributar por el método de estimación directa para determinar el rendimiento de la actividad, tributando por lo realmente facturado y no lo estimado,  quedando incluido en el régimen general del IVA.

Así, mientras un comercio al por menor, por ejemplo una tienda de ropa, tiene un límite de facturación de 150.000 € y un límite de gastos de 150.000 € (factura a particulares),  en el supuesto de un transportista de mercancias por carretera con una facturación dirigida a empresas, su límite de facturación se establece en 75.000 €.

*El 30 de diciembre de 2017 se ha publicado Real Decreto-ley 20/2017 de 29 de diciembre, en el que entre otras medidas, se MODIFICAN los límites que se habían establecido,  manteniendo así los que se han venido aplicando.


Recordamos que esta publicación tiene una finalidad meramente informativa y general. Si necesita asesoramiento concreto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

agh