93 799 48 08 info@agh-asesoria.com
pixabay

Parejas de hecho y matrimonio

 

Existe una creencia generalizada de establecer los mismos derechos y obligaciones a las parejas de hecho y al matrimonio, siendo doctrina constitucional consolidada que el matrimonio y la convivencia extramatrimonial no son situaciones equivalentes sino realidades jurídicamente distintas.

Veamos la diferencia en algunas situaciones concretas de vital importancia:

 

Constitución

Se accede a la institución del matrimonio cuando se ha contraído civilmente, mientras la pareja de hecho se registra en el Registro Autonómico correspondiente , cumpliendo los requisitos que soliciten. En el caso de Catalunya es un trámite muy sencillo que se puede solicitar online con un certificado digital.

 

Separación

En relación a los hijos, no existirán diferencias por cuanto los derechos y obligaciones son los mismos. La diferencia principal  estriba en la necesidad de solicitar pensión compensatoria, que en el caso de las parejas de hecho, habría que acudir a un procedimiento civil ordinario, largo y costoso, si bien, en algunas comunidades autónomas (como ocurre en Catalunya), está expresamente regulado.

 

Herencia

Mientras el cónyuge tiene derecho a heredar, la pareja de hecho viuda no tiene ese derecho y será necesario realizar testamento para corregirlo.  Ahora bien, existen comunidades autónomas, como Catalunya, donde se equiparan los derechos sucesorios del cónyuge superviviente a la pareja de hecho superviviente.

 

Fiscal

La legislación fiscal no permite la tributación conjunta en el IRPF para todo lo que no sea el matrimonio. Si bien, permite en el supuesto de existencia de hijos comunes, hacer declaración conjunta con ellos pero las deducciones se reparten entre ambos progenitores, con lo cual el resultado de la declaración es el mismo que si fuera declaración individual.

 

Pensión de viudedad

La Ley General de la Seguridad Social reconoce la pensión de viudedad a las parejas de hecho, si bien, les exige unos requisitos adicionales que no requiere al matrimonio. Así, deben estar inscritas en un registro de parejas de hecho con una antigüedad mínima de 2 años, acreditar una convivencia de 5 años y que la pareja solicitante de la pensión de viudedad dependiera económicamente del fallecido en los siguientes términos:

  • Que los ingresos del solicitante no superen el 50% de los ingresos de la suma de los ingresos del solicitante y el fallecido o el 25% si no hay hijos con derecho a pensión de orfandad.
  • Que los ingresos del solicitante no superen 1,5 veces el SMI, incrementado en 0,5 veces por cada hijo común con derecho a pensión de orfandad que conviva con el solicitante.

Estos requisitos deben mantenerse mientras se es beneficiario de la pensión de viudedad.

 

Permisos laborales

El estatuto de los trabajadores reconoce toda una serie de permisos relacionados con el matrimonio, como por ejemplo 15 días de permiso remunerado por celebración de matrimonio, y permisos por familiares del cónyuge, como por ejemplo 2 días por intervención quirúrgica del hermano del cónyuge y no se establece ningún permiso para parejas de hecho o familiares de la pareja de hecho.

Ahora bien, la mayoría de convenios colectivos corrigen ese déficit y equiparan los permisos del matrimonio a la pareja de hecho.

 

Subsidios por desempleo

Mención especial merece el trato que la Administración Pública otorga a las parejas de hecho en la solicitud de subsidios por desempleo y los criterios utilizados para determinar la existencia o no de cargas familiares, así como el concepto de unidad familiar para el requisito de rentas.

De entrada,  para el INEM, la pareja de hecho del solicitante de un subsidio por desempleo no es considerada como responsabilidad familiar para poder acceder a dicho subsidio, aún cumpliendo todos los requisitos de rentas establecidos.

Ahora bien, en el supuesto de la existencia de hijos comunes en dicha pareja de hecho, sí que entenderá que existen cargas familiares, si se cumplen el resto de requisitos, y  aquí viene lo sorprendente, se tendrán en cuenta los ingresos de la pareja de hecho del solicitante para poder acceder a dicho subsidio.

Es decir, la pareja de hecho de un solicitante de subsidio no es considerada una responsabilidad familiar por no existir matrimonio entre ambos y no son una unidad familiar, pero, en el supuesto de existir hijos que acrediten dicha responsabilidad familiar, hay que incluir los ingresos de esa pareja de hecho para poder superar el requisito de renta establecido, ya que todos formarían parte de la unidad familiar.

 

 

Como hemos visto existen diferencias notables entre el matrimonio y la pareja de hecho, a pesar del camino recorrido aún falta mucho para equiparar ambas situaciones, sobre todo en el campo de pensiones de viudedad, donde la discriminación con respecto al matrimonio es mas que evidente, a pesar de las mejoras introducidas. En definitiva, si no se opta por el matrimonio, es indispensable que dicha pareja de hecho se inscriba en el Registro de parejas de hecho de la comunidad autónoma para poder acceder a lo aquí expuesto.

 


Recordamos que esta publicación tiene una finalidad meramente informativa y general. Si necesita asesoramiento concreto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

agh