93 799 48 08 info@agh-asesoria.com
pixabay

Voluntaria o forzosa

 

Las modificaciones realizadas en la normativa de jubilación están provocando una mayor dificultad para poder acceder a la jubilación anticipada, y, en este artículo vamos a intentar analizar esas situaciones (exceptuando las jubilaciones anticipadas para actividades profesionales con anticipación de edad como mineros, bomberos, cuerpos de policía… o trabajadores discapacitados que tienen recogidas situaciones especiales por los años cotizados en situación de discapacidad).

Vamos a intentar exponer las situaciones que dan derecho a la jubilación anticipada para jubilaciones reguladas con la nueva normativa, que se aplica desde el 17 de marzo del 2013, si bien, hay situaciones que permite la jubilación anticipada con la normativa anterior a dicha fecha y que será motivo de otro estudio.

Así, la jubilación ordinaria ha quedado establecida a los 67 años, a partir del 2027, o, 65 años si se acreditan más de 38 años y 6 meses de cotización, si bien, hay una actualización gradual, según se establece en el siguiente cuadro:

Año Períodos cotizados Edad exigida
2013 35 años y 3 meses o más 65 años
Menos de 35 años y 3 meses 65 años y 1 mes
2014 35 años y 6 meses o más 65 años
Menos de 35 años y 6 meses 65 años y 2 meses
2015 35 años y 9 meses o más 65 años
Menos de 35 años y 9 meses 65 años y 3 meses
2016 36 o más años 65 años
Menos de 36 años 65 años y 4 meses
2017 36 años y 3 meses o más 65 años
Menos de 36 años y 3 meses 65 años y 5 meses
2018 36 años y 6 meses o más 65 años
Menos de 36 años y 6 meses 65 años y 6 meses
2019 36 años y 9 meses o más 65 años
Menos de 36 años y 9 meses 65 años y 8 meses
2020 37 o más años 65 años
Menos de 37 años 65 años y 10 meses
2021 37 años y 3 meses o más 65 años
Menos de 37 años y 3 meses 66 años
2022 37 años y 6 meses o más 65 años
Menos de 37 años y 6 meses 66 años y 2 meses
2023 37 años y 9 meses o más 65 años
Menos de 37 años y 9 meses 66 años y 4 meses
2024 38 o más años 65 años
Menos de 38 años 66 años y 6 meses
2025 38 años y 3 meses o más 65 años
Menos de 38 años y 3 meses 66 años y 8 meses
2026 38 años y 3 meses o más 65 años
Menos de 38 años y 3 meses 66 años y 10 meses
A partir de 2027 38 años y 6 meses o más 65 años
Menos de 38 años y 6 meses 67 años

 

Para poder acceder a la jubilación a una edad inferior a la establecida hay que cumplir toda una serie de requisitos, y, de entrada, tenemos que distinguir si el acceso a dicha jubilación anticipada se produce por voluntad del trabajador o por una situación forzosa.

 

Jubilación anticipada por voluntad del trabajador

 

Pueden acceder, desde el 17 de marzo del 2013, a esta modalidad de jubilación los trabajadores incluidos en cualquier régimen de la seguridad social (con anterioridad los afiliados al Régimen de Autónomos, entre otros, no podían jubilarse de manera anticipada salvo excepciones concretas) que cumplan una serie de requisitos:

  • Que tengan una edad inferior a dos años a la edad máxima que resulte de aplicación en cada caso. Es decir, para un trabajador que su edad de jubilación ordinaria, según sus años cotizados, sea de 66 años y 6 meses (y considerando como cotizados desde su edad de jubilación voluntaria hasta la ordinaria), podrá jubilarse anticipadamente de forma voluntaria a partir de los 64 años y seis meses. Para los que puedan jubilarse de manera ordinaria a los 65 años, la jubilación anticipada voluntaria se establece a los 63 años.
  • Encontrarse en situación de alta o asimilada al alta.
  • Acreditar 35 años de cotización efectiva.
  • Que la pensión resultante sea superior a la pensión mínima que le correspondería al solicitante según su situación familiar a los 65 años. Aspecto importante resulta de este requisito, y, que está provocando un gran volumen de resoluciones denegatorias por parte de la seguridad social. Es decir, para poder acceder a una jubilación anticipada voluntaria por parte de un trabajador con cónyuge a su cargo, la pensión resultante, en el 2017, debe superar los 786,90 euros mensuales, para un trabajador con cónyuge no a cargo deberá superar su pensión la cantidad de 605,10 euros, y, para trabajadores solicitantes sin cónyuge deberá superar los 637.70 euros. Así, se está dando el caso que para trabajadores autónomos con largas carreras de cotización, más de 40 años, pero, con bases mínimas de cotización, cuando quieren acceder a la pensión de jubilación anticipada de forma voluntaria, en muchos casos son denegadas por no alcanzar la pensión mínima que le corresponde. Un auténtico despropósito que sigue martirizando al trabajador autónomo, antes porque no se regulaba la jubilación anticipada y ahora porque para la gran mayoría de ellos, que cotizan en bases mínimas, se les deniega también el acceso por no alcanzar su pensión la pensión mínima.

La cuantía de la pensión se verá minorada por un coeficiente corrector en función de los años cotizados según el cuadro siguiente:

  • Coeficiente del 2 por 100 por trimestre cuando se acredite un período de cotización inferior a 38 años y 6 meses. Equivale a un coeficiente reductor del 8 % anual, si bien su aplicación reductora será trimestral
  • Coeficiente del 1,875 por 100 por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a 38 años y 6 meses e inferior a 41 años y 6 meses. Equivale a un coeficiente reductor del 7,5 % anual, si bien su aplicación reductora será trimestral.
  • Coeficiente del 1,750 por 100 por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a 41 años y 6 meses e inferior a 44 años y 6 meses. Equivale a un coeficiente reductor del 7 % anual, si bien su aplicación reductora será trimestral.
  • Coeficiente del 1,625 por 100 por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a 44 años y 6 meses. Equivale a una coeficiente reductor del 6,5 % anual, si bien su aplicación reductora será trimestre.

 

Ejemplo:

Trabajador en activo con 63 años y 35 años y 6 meses cotizados en el momento de cumplir los 63 en abril del 2017. ¿Podrá jubilarse anticipadamente de forma voluntaria?

Primero hay que calcular cual será su edad ordinaria de jubilación suponiendo que siga cotizando hasta dicha fecha. Así, su edad ordinaria de jubilación será a los 65 años, en abril del 2019, con 37 años y 6 meses cotizados (al acreditar más de 36 años y 9 meses para el 2019), con lo cual, al adelantar 2 años dicha fecha obtenemos que sí podrá jubilarse a los 63 años de manera anticipada voluntaria.

La cuantía porcentual de su jubilación será la que resulta de minorarla en un 8% anual (1,875 % trimestral), resultando en abril del 2017 un pensión del 84% de la base reguladora.

 

Jubilación anticipada forzosa

 

Desde el  17 de marzo del 2013 se establece esta nueva modalidad de jubilación anticipada para situaciones generadas a partir de dicha fecha y que no les sea de aplicación la normativa anterior (estos casos, como indicamos con anterioridad será motivo de un nuevo artículo), permitiendo la jubilación anticipada, cumpliendo los requisitos y para determinadas situaciones, a los 61 años.

Para poder acceder a la jubilación anticipada forzosa es necesario cumplir una serie de requisitos:

  • Tener una edad inferior en 4 años a la edad de jubilación ordinaria que le corresponda según el caso. Es decir, para un trabajador que su edad de jubilación ordinaria según sus años cotizados sea de 66 años y 6 meses (y considerando como cotizados desde su edad de jubilación forzosa hasta la ordinaria), podrá jubilarse anticipadamente de forma forzosa a partir de los 62 años y 6 meses. Para los que puedan jubilarse de manera ordinaria a los 65 años, la jubilación anticipada forzosa se establece a los 61 años.
  • Encontrarse inscritos como demandantes de empleo en las oficinas del INEM un periodo no inferior a 6 meses anteriores a la solicitud de la jubilación anticipada forzosa.
  • Acreditar 33 años de cotización efectiva.
  • Que el cese en el trabajo se haya producido como consecuencia de:
  1. Despido colectivo por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, según el art. 51 del Estatuto de los Trabajadores.
  2. Despido objetivo por causas económicas, técnicas organizativas y de producción, según el art. 52. C del Estatuto de los Trabajadores.
  3. La extinción del contrato por resolución judicial, conforme al artículo 64 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.
  4. La muerte, jubilación o incapacidad del empresario individual, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 44 del ET, o la extinción de la personalidad jurídica del contratante.
  5. La extinción del contrato de trabajo motivada por la existencia de fuerza mayor constatada por la autoridad laboral conforme a lo establecido en el artículo 51.7 del ET.

Para los supuestos de cese por despido colectivo o despido objetivo, será necesario acreditar haber percibido la indemnización correspondiente derivada de la extinción del contrato de trabajo (mediante documento de la transferencia bancaria recibida o documentación acreditativa) o haber interpuesto demanda judicial en reclamación de dicha indemnización o de impugnación de la decisión extintiva.

La cuantía de la pensión se verá minorada en un coeficiente corrector según los años cotizados en función del cuadro siguiente:

  • Coeficiente del 1,875 por 100 por trimestre cuando se acredite un período de cotización inferior a 38 años y 6 meses. Equivale a un coeficiente corrector del 7,5 % anual si bien su aplicación correctora será trimestral.
  • Coeficiente del 1,750 por 100 por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a 38 años y 6 meses e inferior a 41 años y 6 meses. Equivale a un coeficiente corrector del 7% anual, si bien su aplicación correctora será trimestral.
  • Coeficiente del 1,625 por 100 por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a 41 años y 6 meses e inferior a 44 años y 6 meses. Equivale a un coeficiente corrector del 6.5 % anual, si bien su aplicación correctora será trimestral.
  • Coeficiente del 1,500 por 100 por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a 44 años y 6 meses. Equivale a una coeficiente corrector del 6 % anual, si bien su aplicación correctora será trimestral.

 

Ejemplo:

Suponiendo el mismo trabajador del ejemplo de la jubilación voluntaria, 63 años en abril del 2017, 35,5 años cotizados, y, los 6 últimos cobrando la prestación por desempleo tras un despido objetivo. Su jubilación ordinaria sería en abril del 2019 con 65 años y 37,5 años cotizados, con lo cual, está dentro de los 4 años anteriores a su jubilación ordinaria .En cuanto a su cuantía porcentual, y para el caso anterior, tenemos que la pensión se minorará en un 7.5 % anual, es decir, 85% de la base reguladora.

 

De todo lo anterior se desprende que se ha complicado el acceso a la pensión de jubilación anticipada, y, donde antes se podía acceder a los 61 años a la jubilación, ahora, para la misma edad se ha endurecido notablemente el acceso, y, para las jubilaciones voluntarias se niega el acceso a las pensiones con bases de cotización bajas en los últimos años ya que es necesario acreditar una pensión resultante superior a la pensión mínima que correspondería al solicitante a su edad ordinaria y según su situación familiar.

 


Recordamos que esta publicación tiene una finalidad meramente informativa y general. Si necesita asesoramiento concreto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

agh