93 799 48 08 agh@agh-asesoria.com
pixabay

 

La fase 0

 

Se inicia, con la publicación en el BOE en la tarde del 3 de mayo  de varias órdenes ministeriales, un proceso de desescalada de las restricciones establecidas en la declaración del estado de alarma, según el Plan para la Transición aprobado en el pasado consejo de ministros del 28 de abril.

Dicho plan contempla una transición gradual por territorios en función de sus capacidades estratégicas, sus indicadores epidemiológicos de evolución de la epidemia, así como sus indicadores de movilidad, económicos y sociales, de modo que a medida que se vayan dando las circunstancias oportunas, se vaya avanzando en las cuatro fases establecidas en el Plan.

Con fecha de 4 de mayo se inicia la fase que trata sobre la reactivación de la actividad comercial y de determinadas actividades de servicios profesionales que requieren la apertura al público de establecimientos o locales, así como de las actividades de hostelería y restauración y  las obras de reformas de locales o viviendas.

 

Condiciones para la apertura de locales comerciales minoristas y de prestación de servicios asimilados

Durante esta fase podrá procederse a la reapertura al público de todos los establecimientos y locales comerciales minoristas y de actividades de servicios profesionales con una superficie inferior a 400 m2 que no se encuentren en un centro comercial, mediante el sistema de cita previa, un cliente por trabajador sin zonas de espera, con separaciones físicas de 2 metros con el cliente o mediante mamparas, además de un horario preferente para los mayores de 65 años. (Se exceptúan de estas condiciones aquellos comercios que ya venían abriendo durante el estado de alarma, si bien, deberán cumplir las normas sobre higiene y prevención de riesgos).

Los establecimientos y locales que abran al público realizaran, al menos dos veces al día, una limpieza y desinfección de las instalaciones con especial atención a las superficies de contacto más frecuentes: pomos de puertas, mostradores, muebles, pasamanos, máquinas dispensadoras, suelos, teléfonos, perchas, carros, cestas, grifos y otros elementos de similares características. De la misma forma, se realizará una limpieza y desinfección de los puestos de trabajo en cada cambio de turno, el lavado y desinfección diaria de los uniformes y ropa de trabajo, se garantizará una ventilación adecuada, no se utilizarán los aseos de los establecimientos comerciales por parte de los clientes y se deberá disponer de papeleras, a ser posible con tapa y pedal, en los que poder depositar pañuelos y cualquier otro material desechable. Dichas papeleras deberán ser limpiadas de forma frecuente y al menos una vez al día.

El titular de la actividad económica que se realice en el establecimiento o local deberá cumplir, en todo caso, con las obligaciones de prevención de riesgos establecidas en la legislación vigente, tanto con carácter general como de manera específica para prevenir el contagio del COVID19.  Es recomendable que se pongan en contacto con su servicio de prevención ante cualquier duda. De entrada, el uso de mascarilla será obligatorio en el supuesto de no poder mantener la distancia de seguridad de dos metros entre el trabajador y el cliente o entre trabajadores, tener a su disposición geles hidroalcohólicos con actividad virucida y recibir formación e información relativa al uso de elementos de protección individual. En el caso de servicios que no permitan el mantenimiento de la distancia de seguridad interpersonal, como pueden ser las peluquerías, centros de estética o fisioterapia, se deberá utilizar el equipo de protección individual oportuno que asegure la protección tanto del trabajador como del cliente, debiendo asegurar en todo caso el mantenimiento de la distancia de dos metros entre un cliente y otro.

Los clientes permanecerán en los locales el tiempo imprescindible, y en los lugares que sea posible la atención de varios clientes se realizará mediante un cliente por trabajador y manteniendo distancias de seguridad de dos metros entre clientes. Tienen que tener a su disposición geles hidroalcohólicos virucidas y en los establecimientos de autoservicio será un empleado quien manipule los productos. En el sector textil y arreglos de ropa o similares los probadores de ropa serán utilizados por una única persona y se desinfectaran después de su uso; en el supuesto de no realizarse la venta de la prenda que se han probado, se deberá proceder a su higienización para su posterior venta.

 

Condiciones en las que deben desarrollarse las actividades de hostelería y restauración

 

Durante esta fase las actividades de hostelería y restauración podrán realizarse mediante servicios de entrega a domicilio y mediante la recogida de pedidos por los clientes en los establecimientos correspondientes, quedando prohibido el consumo en el interior de los establecimientos.

Los establecimientos solo podrán permanecer abiertos al público durante el horario de recogida de pedidos y deberán contar con un espacio habilitado y señalizado para la recogida de los pedidos donde se realizará el intercambio y pago, garantizando la separación física de dos metros o cuando no sea posible mediante mostradores o mamparas.

El titular de la actividad económica deberá cumplir, en todo caso, con las obligaciones de prevención de riesgos establecidas en la legislación vigente, ya sea con carácter general y de manera específica para prevenir el contagio del COVID19 y, como hemos indicado anteriormente, deberá dirigirse a su servicio de prevención para aclarar cualquier duda, pero, de entrada, se asegurará de que todos los trabajadores cuenten con equipos de protección individual adecuados al nivel de riesgo, compuestos al menos por mascarillas y  disposición permanente de geles hidroalcohólicos con actividad virucida.

El cliente estará en el establecimiento el tiempo imprescindible para recoger el pedido y tendrá a su disposición gel hidroalcohólico virucida y una papelera de accionamiento no manual. Se atenderá a un cliente por trabajador, delimitando zonas de dos metros de distancia para cada cliente; si esto no es posible, el acceso al local será de uno en uno.

Reapertura de las obras de reforma en viviendas y locales

Se permiten aquellas obras que se realicen en locales, viviendas (u otras zonas delimitadas del edificio) no habitadas, o a las que no tengan acceso los residentes mientras duren las obras, siempre que se cumplan todas las siguientes condiciones:

  • Se limite la circulación de trabajadores y materiales por zonas comunes no sectorizadas, y se adopten todas las medidas oportunas para evitar, durante el desarrollo de la jornada, el contacto con los vecinos del inmueble.
  • El acceso y salida de esos locales, viviendas o zonas se produzca al inicio y a la finalización de la jornada laboral.
  • Los trabajadores adopten las medidas de prevención e higiene frente al COVID-19 indicadas por las autoridades sanitarias.

Como hemos indicado al principio este Plan de Transición está compuesto de 4 fases, la que empieza el día 4 de mayo es la fase 0. Para el próximo día 11 de mayo y si las autoridades sanitarias así lo consideran, se establecerá el paso a la fase 1 que tendrá una duración mínima de dos semanas (las siguientes dos fases también) y parece que contendrá las siguientes medidas:

En el ámbito de establecimientos y locales comerciales minoristas y de prestación de servicios asimilados se permitirá la apertura de locales de menos de 400 m2, sin necesidad de cita previa, reduciendo su aforo al 30% y respetando los 2 metros de distancia, y se permitirá, si así lo deciden las autoridades locales, la venta en mercadillos con una limitación al 25% de los puestos y una reducción del aforo al 30%, manteniendo y garantizando los 2 metros de distancia entre clientes, trabajadores y viandantes. Los titulares de la actividad garantizaran sistemas que permitan el control del aforo, la circulación de personas y distribución de espacios para mantener las distancias de seguridad requeridas.

En el ámbito de los establecimientos de hostelería y restauración se permitirá la apertura de terrazas limitándose al cincuenta por ciento de las mesas permitidas en el año inmediatamente anterior en base a la correspondiente licencia municipal o las concedidas con posteridad a esta norma, manteniendo dos metros de distancia entre mesas o agrupaciones de mesas e interpersonal, con un límite de 10 personas por mesa o agrupaciones de mesas. Además, se establecen otras medidas como que las mesas y sillas se limpiaran y desinfectaran después de cada cliente, habrá dispensadores de gel hidroalcohólico virucida a la entrada, se prioriza el pago con tarjeta, se evita el uso de cartas comunes o de productos de autoconsumo como servilleteros o palilleros (monodosis mejor) y sólo se permitirá un cliente por aseo que se desinfectaran un mínimo de seis veces al día.

Por último, reiterar que los autónomos que reinician ahora su actividad, no perderán las prestaciones por cese de actividad que vinieran percibiendo ya que la duración de dichas prestaciones finaliza cuando lo haga el estado de alarma.

En cuanto a los trabajadores sometidos a un ERTE por fuerza mayor cuyos empleadores inicien su actividad y esos empleadores necesiten de los trabajadores, se podrá solicitar al SEPE el fin de las prestaciones para que se reanude su actividad, si bien, el ERTE tendrá una duración máxima igual al mantenimiento del estado de alarma; por lo tanto, nuestro criterio nos dice que no supone una obligación recuperar a ese trabajador del ERTE cuando se reinicia la actividad, ahora bien, se están produciendo en estos días, negociaciones entre el gobierno, la patronal y los sindicatos para establecer cierta flexibilidad para determinadas situaciones (reincorporar una parte de personal, reincorporar parcialmente, no reincorporar..)


Recordamos que esta publicación tiene una finalidad meramente informativa y general. Si necesita asesoramiento concreto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

agh